Añadiendo a la cesta

La magia de lo real, perfecto manual de instrucciones

Eduardo Lurueña demuestra en La Magia de lo Real que el Macondo del realismo mágico se está instalando en nuestras vidas.

 

“Yo soy una persona sin recursos económicos, sin influencias, una persona normal, ni grande ni musculosa; incluso he tenido algún que otro problema de salud. Pero la confianza, el optimismo, la voluntad, el hecho de lograr incorporarme tras cada fracaso me ha llevado a hacer cosas increíbles, a coger la mochila y competir y actuar en Estados Unidos, a realizar récords mundiales, a sanarme y a sanar a otros. Y me llevará al espacio…” También lo ha llevado a ganar un campeonato del mundo de artes marciales con los ojos y oídos tapados, a hacer el pino sobre un solo dedo y otros prodigios que demuestran que la magia y la realidad son de la misma naturaleza.

 

Asombro y forzadísima credulidad, esto era lo que reflejaban los ojos de los participantes en la “pre-presentación” de la Magia de lo Real, cuando contemplaban cómo el autor hacía flexiones sobre un solo dedo, porque en la escena no había trampa ni cartón posible.

Pero Eduardo Lurueña es un hijo rebelde de García Márquez. Su libro bien podría titularse “cien años de compañía”, porque la razón de sus prodigios es precisamente la erradicación de la soledad, del aislamiento, de la pobreza. “Dame un gran motivo y obraré un gran prodigio”.

“La vivencia de Eduardo Lurueña nos enseña que no hay nada imposible” afirma el escritor Felix Toran.

 

Eduardo Lurueña ha descubierto la fórmula que nos transforma en magos:

cariño+convencimiento+esfuerzo

 

Se trata de una obra necesaria, hija de un tiempo en el que todos hemos de obrar el prodigio de salir adelante con optimismo y alegría, incluso cuando nos tapen los ojos como ahora intentan.

Las dificultades aparecen para fortalecernos, para disfrutar en la superación y en este sentido, La Magia de lo Real, es un perfecto manual de instrucciones.

compartir en: