Añadiendo a la cesta

Editorial independiente para el placer de la lectura

Otra manera de leer la vida.

Manifiesto Carena

Títulos propuestos:

  1. Catalunya. Hora cero
  2. Quo vadis, Catalunya?
  3. Por el derecho a seducir

 

Subtítulo:

  1. Apuesta por una acción solidaria

 

Gracias, Catalunya; gracias, España

 

En Ediciones Carena venimos trabajando, desde hace más de veinte años, por el fomento del arte y de la cultura al servicio de un humanismo solidario.

Somos ciudadanos del mundo. El lugar de nacimiento es una circunstancia del azar y, como de buen nacidos es ser agradecidos, a quienes en primer lugar queremos dar las gracias es a Catalunya.

En Barcelona hemos encontrado el ambiente cosmopolita imprescindible para hacer de Catalunya un referente mundial de la edición y de la cultura hispánica.

En Manresa, en Vic, en Puigcerdà hemos descubierto y gozado las raíces fuertes, honestas, soñadoras, de un pueblo que ha sabido mantener su cultura y su lengua contra viento y marea, y gracias, precisamente, al viento y a la marea, es decir, gracias a que ha sabido navegar y relacionarse, enseñar y aprender, intercambiar riquezas con los pueblos mediterráneos, españoles, europeos, americanos. La joya de la corona de Catalunya, la lengua, lleva inscrita esta historia de intercambio permanente.

La lengua catalana es hija del latín y, por lo tanto, hermana de la española, de la francesa, de la italiana, de la portuguesa y de la gallega… Exactamente igual.

Culturalmente, estamos hermanados por el humanismo grecorromano que, en gran parte pudimos descubrir gracias al esplendor árabe que dejó en la Península lo mejor de sí mismo. También, culturalmente, somos hermanos.

 

Agradecemos la vena creativa andaluza que nos hace volar; la magia de Galicia, que tantos escritores nos proporciona; la gran consideración madrileña, en donde se vende casi el 40% de nuestra producción; los grandes escritores valencianos, vascos, aragoneses, extremeños, manchegos, castellanos…, que nos están dando su grandeza.

 

El corazón canta mejor que los números

Ediciones Carena lleva más de veinte años como empresa en Catalunya. Ha publicado más de mil títulos, y vende en el resto del Estado el 85% de su producción, lo que quiere decir que nuestra existencia, en términos económicos, es inviable sin las relaciones cordiales —porque la cultura es mucho más que economía— entre los diferentes pueblos de España. Catalunya sale doblemente beneficiada: en el ámbito económico y también en el cultural.

Contribuye a mantener el prestigio de Barcelona como centro de referencia mundial de la cultura hispánica (¿durante cuánto tiempo?). Sin la aportación de la industria editorial, Barcelona se empequeñecería de forma irremisible. Y la cultura está relacionada con los afectos. Si se rompe unilateralmente el maravilloso tejido de entendimiento, placer, cultura y economía, los efectos pueden ser desagradables. (Ejemplo sutil: el uso del catalán se está desplomando dentro de Catalunya desde que Artur Mas es presidente, según datos de la última encuesta de la propia Generalitat.)

 

 

Entre el sentimiento y el resentimiento, entre el amor y la hostilidad, entre el pensamiento y el insulto, Ediciones Carena opta por lo primero. Siempre.
Por eso queremos aportar nuestro granito de arena para la construcción del mundo que hemos de legar a nuestros hijos.

 

 

 

Epílogo:

Manifiesto Carena por una acción solidaria

 

PLANTEAMIENTOS

 

Nuestra finalidad es el impulso de un proceso regenerador solidario basado en la búsqueda de nuevos parámetros políticos, económicos, culturales y artísticos, y que desemboque en una sociedad más justa, más culta, más rica.

 

Ello pasa por reforzar las instituciones democráticas, extirpar la corrupción y desligarnos de la fuerte injerencia de la banca y de los grandes empresarios.

Y por reafirmar que no son los restantes pueblos (andaluces, castellanos, gallegos, valencianos…) los causantes del empobrecimiento de Catalunya y de España en general, sino sus gobiernos, presentes y anteriores, en connivencia con los mercados especulativos.

No admitimos que el Gobierno central ni los de las comunidades autónomas culpen a la ciudadanía de los desbarajustes que ellos han causado.

No secundaremos ningún movimiento de ningún gobierno ni medio de comunicación, sea estatal o autonómico, que trate de enfrentar territorios entre sí.

 

Pensamos, en concreto, que el desmembramiento unilateral de Catalunya del resto de España abriría una brecha entre territorios, y, sobre todo, que abriría una herida anímica en el pueblo catalán, que en su mayoría está ligado por profundas raíces afectivas a otros pueblos de la Península.

El sistema de representatividad, férreamente controlado por los partidos mayoritarios —y, a su vez, estos, controlados por la banca—, no es ya el adecuado.

La sociedad debe buscar mecanismos realmente representativos. Puede darse el caso, como ocurrió con el referendo de la Constitución europea, que sea apoyado por el 40% de la población, y que en el Parlamento ese apoyo se traduzca en un 80% (por lo que, más que representar, los parlamentos pueden convertirse en órganos de distorsión de la voluntad popular).

Pensamos que la Constitución española actual no impide que los gobiernos vigentes puedan decidir sobre las verdaderas cuestiones que preocupan a la ciudadanía: el paro, el endeudamiento, la corrupción, el crecimiento de la desigualdad, los servicios públicos…

 

 

NUESTRAS PROPUESTAS SON

  1. Campaña de replanteamiento para pasar de una democracia representativa a una democracia activa. Esta campaña se llevará a cabo bajo el lema “Gobiérnate a ti mismo”.
  1. Campaña de fijación del nuevo sistema, con propuestas a todos los niveles: empresarial, político, asociativo…, y mediante la celebración de congresos interregionales e internacionales para la elaboración de una alternativa global que acabe con los paraísos fiscales y con la corrupción.
  1. Campaña de experimentación por parte de aquellos colectivos pioneros que deseen poner en práctica el sistema.

 

Todo ello ha de hacerse pacífica y constructivamente, implicando a todos los sectores sociales en un sistema de superación de partidos e ideologías. El actual sistema ya se muestra jurásicamente atrofiado e incapaz de aportar solución alguna en un mundo en el que existe tecnología suficiente como para alimentarnos a todos y que, sin embargo, camina a marchas forzadas hacia el empobrecimiento y el crecimiento de la injusticia y de la desigualdad. En este mismo instante, declaramos que el mundo se puede mejorar manifiestamente, y nos ponemos a ello con confianza, con fraternidad, con fuerza.

 

José Membrive Membrive

Editor de Ediciones Carena

 

compartir en: