Violencia de género

Violencia de género
Diez años. Un día. Siempre un después…
de Mariaje de la Torre

 

Hay novelas de cuyas páginas dejan escuchar lamentos torturados de sus personajes y su rumor, aun con el libro cerrado, permanece incesante en la estantería, sin opción al silencio.
Algo de eso ocurre con Diez años. Un día. Siempre un después…
Estamos ante un tratado novelístico del sufrimiento humano derivado de una vida descompensada en pareja.
Podría decirse que el libro trata sobre violencia de género, pero también sobre el vampirismo afectivo que envenena las relaciones sentimentales en occidente y que nos están abocando a una sociedad de solitarios.
La gran virtud de la novela es que los personajes no se paran ante planteamientos teóricos ni culpabilizadores, sino que afrontan las dificultades del día a día con ánimo de superación. La facultad de aprender de las adversidades, la paciencia, la esperanza, la fortaleza interior… son virtudes poco predicadas y menos practicadas, que, a la larga, producen una literatura dura, saludable, esperanzadora.

 

José Membrive

3 comentarios
  1. Leonor
    Leonor Dice:

    A mí, me llama la atención poderosamente, el abuso de poderes, en un lugar donde se supone que habrá justicia, por encontrarnos en un país con un «Estado de DERECHO».

    Es por lo que me llama la atención, dicho desgarro y sufrimiento.
    Pero, como bien dice José Membrive
    Los personajes luchan y siguen adelante.
    De ahí…. Siempre un después.

    Responder
  2. Luisa
    Luisa Dice:

    Diez noches. Onces días. Este ha sido el tiempo que he dedicado a la lectura del relato de Mariaje de la Torre. Cada noche me iba a dormir después de haber compartido una parte de la historia del Palmira Hilingüer.
    Al inicio de este recorrido me preguntaba cómo era posible que pudiera compartir con Palmira una misma pasión y con la misma intensidad, Alejandro Sanz. Había noches que me iba a dormir con ganas de abofetearla para ver si reaccionaba y, otras en las que apagaba la luz cantando por dentro algunas de mis canciones preferidas.
    Pero Palmira se ha ido ganando un lugar en mi corazón, por su valor, su inteligencia, fortaleza y ganas de vivir, a pesar de todo lo que la vida le va poniendo en el camino. Y es capaz de rehacerse a ella misma.
    Mariaje de la Torre domina a la perfección el funcionamiento del mundo jurídico (ni qué decir tiene), pero en el ámbito literario destaca por el uso magistral del adjetivo para describirnos una historia llena de obstáculos superables, porque de eso se trata la vida, de superar obstáculos, cada uno a su manera y como puede, para irse haciendo a uno mismo.
    También Mariaje se supera en cada una de las metáforas que usa para definir la vida a lo largo de la novela y es capaz de cantar con palabras, trayéndome a Lorca a la cabeza… “Son vacíos vestidos de nada y con capas de humo y hojalata”.
    No me queda nada más por decir, sólo ¡felicidades, amiga, por este regalo! La historia de Palmira está no sólo impresa en las hojas de tu libro, sino también en nuestras cabezas y corazones.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *